Definición: deficiencia energética causada por déficit de macronutrientes. En países desarrollados, la DCP es común en ancianos y pacientes con trastornos del apetito.

Clasificación:

La clasificación determina un grado por cálculo del peso como porcentaje para la altura o talla según criterios internacionales: Normal: 90 a 110%, DPC leve: 85 a 90%, DPC moderada: 75 a 85%, DPC grave: 75%
También según su afección:

  • Primaria: causada por una ingestión inadecuada de nutrientes. En los niños, la desnutrición calórico-proteica primaria crónica tiene dos formas frecuentes:
     – El marasmo (también llamado forma seca de la DPC causa pérdida de peso y depleción de grasa y masa muscular.
    – El kwashiorkor (forma edematosa o húmeda) aparece con el abandono temprano de la lactancia materna.
  • Secundaria: resultado de trastornos que afectan la función gastrointestinal (ej., insuficiencia pancreática, enteropatías, fibrosis retroperitoneal).

¿Cómo se desarrolla la desnutrición proteico-calórica?

La respuesta metabólica a la DPC inicial es el descenso de la tasa metabólica. Para aportar energía, el organismo degrada grasa parda. A medida que pasa el tiempo, usará proteínas para obtener energía, lo que conduce a un balance negativo de nitrógeno. Se degradan las vísceras y los músculos, y se pierde peso.

Signos y síntomas (Diagnóstico):

Los síntomas pueden ser generales o específicos. Frecuentemente se presenta apatía e irritabilidad, debilidad y disminución de capacidad de trabajo. En ocasiones, alteración de la conciencia, diarrea, amenorrea y pérdida de lívido en hombres y mujeres.

La pérdida de grasa y músculo es una característica común en todas las formas de desnutrición. En adultos, la caquexia es más evidente, los músculos se encogen y protruyen los huesos. La piel se vuelve fina, seca, pálida, fría y pierde elasticidad. El cabello está seco y se cae con facilidad, se altera la cicatrización de las heridas. En los adultos mayores, aumenta el riesgo de fractura de cadera y úlceras por decúbito.

Para el diagnóstico usualmente se analiza el índice de masa corporal (IMC), albúmina sérica, recuento total de linfocitos, recuento de CD4+, transferrina sérica (hemograma completo, electrolitos, nitrógeno ureico en sangre, glucemia, calcemia, magnesemia, fosfatemia).

Recomendaciones

  • Ingesta de alimentación balanceada e hipercalórica. En caso necesario, alimentar por sonda nasogástrica, acudir a un hospital cuando la desnutrición es grave.
  • Complementación con productos nutricionales como Wipro-SM que aporta 21 gr. de proteína por sobre y Wipro-90 que aporta 10 gr de proteína pura por sobre en casos de desnutrición secundaria a patologías importantes.
  • Recuerda que lo mas importante es tu salud y la salud de tus familiares, juntos podemos vencer la desnutrición.